El marco viajero


Toda mi vida he visto en la cabecera de la cama del dormitorio de mis padres un marco dorado, barroco,  de gran tamaño,  con un grabado antiguo. Es una talla en madera de iconografía vegetal con copete superior. El tipo de marco que le llaman cornucopia.

Al morir mi madre me tocó en  herencia y entre que no tengo espacio en mis paredes, ni es del estilo de mi decoración, y estando muy bien conservado, pensé que sería una pieza para poner en venta, y así lo hice. Antes de ello lo desmonté por la parte trasera para quitar el grabado y me encontré con una imagen de una virgen que corresponde a "La Madonna de Giovanni Battista Salvi da Sassoferrato".
Imagen con la que expuse el marco en mi web de ventas.
Al cabo de unos días, un señor interesado en adquirirlo contactó conmigo. Hicimos tratos, llegamos a un acuerdo y el marco, viajó a Málaga.
Hoy está en un altar sobre una imagen de un Cristo cautivo, el Jesús de la Salud de la Parroquia de la Virgen Milagrosa y San Dámaso Papa, en el barrio del Molinillo, y enmarca la figura de un Agnus Dei, obra realizada por el artista Francisco M Calderón.

Quiero pensar que el espíritu de los testigos directos, mis padres, que lo fueron durante tantos años en su dormitorio, está impregnado en este marco que ahora acompaña el Cristo de la Salud.
Habiendo tantas capitales en España, que haya viajado a Málaga, cuanto menos, me sorprende.

Y ¿qué tiene de sorprendente para mi que sea Málaga?

Un dia, estando ya muy postrada mi madre en la cama, comentamos:
 _mamá, pronto te pondrás bien, porque si no ¿quién va a cuidar de mi? y ella rápido me contestó:  yo te cuidaré siempre, esté donde esté.

Y es que en la vida todo cuadra, todo tiene un sentido, los elementos se interrelacionan, las cosas y las personas van y vienen, y quiero creer que los seres que has querido y cuidado en vida, cuando mueren, siempre te acompañan,  es justicia cósmica, y no solo están dentro de ti en el recuerdo y en la memoria,  sino que, a veces, los presientes en las muestras que evidencian su acercamiento.
Y este marco se ha ido a Málaga y no es por casualidad. No.
Este marco, impregnado con una esencia especial, se ha ido a Málaga porque es justo el destino escogido, desde hace tiempo, para pasar largas temporadas tras la jubilación.
Y hete aquí que se acerca el momento.


Cristo de la Salud
Parroquia de La Virgen milagrosa y Damaso Papa
Málaga


Óleo de Francisco M Calderón


2 comentarios:

  1. Llevaba tiempo sin leerte y siempre es un placer, Anna. Y si que existe la justicia cósmica, y si que todo tiene sentido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel, estamos de acuerdo pues. Me alegra verte por aquí y tu fidelidad de amigo. Un abrazo.

      Eliminar