Encuentro con mis recuerdos

Dentro de cinco días, hará cinco meses que se fue, y viéndola en la foto en el quinto mes de embarazo, me desborda la nostalgia.
Acabo de integrarme en un grupo de Facebook : "Somos una familia guineana",  y buscando alguna foto para compartir, he encontrado esta diapositiva de mi madre en Bata (Guinea). 
Nací en el año 1952, así que, el tiempo que ha pasado es mucho. Y su recuerdo lo llevo muy adentro,  tanto como ella me llevaba a mi en su estado. Y se la ve feliz.


De Joan Manel Serrat "Soneto a mamá"

No es que no vuelva, porque me he olvidado
de tu olor a tomillo y a cocina.
De lejos, dicen que se ve más claro,
que no es igual quién anda y quién camina.

Y supe que el amor tiene ojos verdes,
que cuatro palos tiene la baraja,
que nunca vuelve aquello que se pierde
y la marea sube y luego baja.

Supe que lo sencillo no es lo necio,
que no hay que confundir valor y precio,
y un manjar puede ser cualquier bocado

si el horizonte es luz y el rumbo un beso,
No es que no vuelva porque me he olvidado:
es que perdí el camino de regreso,

Mamá...




Del grupo de mis padres en Guinea, no queda nadie.  Los Tatay, Los Zapatero, Los Carmona,  Los López,  y tantos otros. Quedamos sus hijos con los recuerdos. Seguro que estarán de tertulia, donde sea,  recordando bellas y a veces no tan bellas historias de su vida, y de la amistad que les acompaño siempre. La experiencia de Guinea a mis padres les marcó mucho,  y a mi me enseñaron a quererla.



Bata (Guinea)


Derechos y obligaciones


Relato seleccionado en el Concurso de Microrrelatos de Abogados del mes de Octubre. Publicado en la web de Abogacía Española.
Si queréis emitir un voto a favor podeis entrar en dicha Web de Abogacía AQUÍ.
Solo se precisa estar registrado.



Por ser del género femenino para un misógino autoritario en mi fracturada familia, tuve que hacer frente, sola, como hija cuidadora, a todas las necesidades.
Bien es verdad que ello no me representó ningún problema, sino al contrario, me reconfortaba tener la oportunidad de demostrar el cariño y el agradecimiento hacia el ser que me había dado la vida. Hasta su fallecimiento.

Después, intentar conciliar las diferencias en los temas de herencia, me hubiera sido muy difícil de no ser por la mediación de mi abogada. Mi interlocutora para salvar la barrera de la incomunicación. Fue el escudo tras el que protegerme del despotismo familiar a la hora de repartir los bienes.
Defendió dentro de la estricta legalidad lo establecido en un testamento. Todo se repartió a partes iguales. Bueno, todo, menos las obligaciones, que para eso ya no había remedio.


Palabras obligadas a incluir: género, iguales, conciliar, barrera, oportunidad
Foto de internet.