diumenge, 16 de juliol de 2017

No estando tú, la materia no es nada.

Hoy hace dos meses.
No te olvido.

Ya todo ha terminado.
Desalojaron tu casa.
Ahora en ella habita el silencio, el vacío, porque yo sé que no estando tú, la materia no es nada.

Algunos muebles han acabado como un desecho en la calle, donde va a parar lo que no sirve, donde han de estar los trastos viejos que estorban. Lejos.
Y los otros, los que dicen que tienen más valor, sillerías isabelinas, espejos y lámparas centenarios, objetos de plata, obras de arte, vajillas antiguas… cualquier dia me los encontraré en el mercadillo de los Encantes, en la tienda del anticuario que se los ha llevado, a cambio de nada, “por hacernos un favor”.

Pero yo sé que no estando tú, esa materia no es nada.

En tu casa el tiempo se paró cuando dejaste el sofá color malva, la mesa camilla de faldas estampadas, el butacón con el almohadón hundido, al lado del teléfono, donde esperabas mi llamada cada tarde, en los jabones de lavanda que perfumaban tu ropa.
El tiempo se paró en tu dormitorio, donde sentirías muchas veces la soledad y el vacío añejo en el lado derecho de tu cama.
Se paró el tiempo en la libreta que dejaste con el punto de página que te bordé en tela de seda y bajo la funda de las gafas que ya no te servían para tus ojos cansados. Se quedó el tiempo quieto en los objetos más simples que sobrevivirán aún después de haberte ido para siempre, como el vaso de agua sobre la mesa que tal vez calmara tu sed en un último sorbo o las migas del pan que aquel día te alimentó.

Pero yo sé que no estando tú, esa materia no es nada.

Durante mucho tiempo conservé todo tal como tú lo dejaste.
Iba a tu casa, recogía el correo, sentía el olor de tus cosas,  y mi mirada se detenía en la caja de metal dorado de tu abuela con su nombre grabado: Aurora; en la máquina de coser con la que confeccionaste tantos sueños y tan poco reconocidos. Mi mirada se detenía en el mantel de encaje desencajado, regalo de una amiga que se fue antes que tú, y sobre tu tocador, veía las pulseras centelleantes y las perlas, el signo de tu coquetería que has mantenido hasta el final.
Miraba los espejos que se jubilaron con tu ausencia, porque ya no reflejaron nunca más tu silueta. Y los vestidos en tus armarios, tus zapatos, todas tus pertenencias que mantenías en delicado orden...
Ellos y yo, cuántas veces hemos llorado tu ausencia al intuir que no regresarías.

Pero yo sé que no estando tú, esa materia no es nada.

Tu casa está vacía.
Las paredes desnudas, tatuadas por los contornos de los cuadros como sombras de su existencia.
Todo inerte como tantas imágenes de fotos que llenaron tu vitrina, de aquellos que decían quererte y nunca lo demostraron cuando eras ya viejita.
Las bombillas penden de un hilo desarropadas sin el cobijo de sus mamparas. El salón en penumbra, como siempre, porque tus ojos de delicada mirada, no toleraban la luz exterior porque hacia aumentar tu ceguera.
Ante esas paredes huecas te llamo sabiendo que el eco de mi voz, reverberando en las  estancias vacías, llegará a donde tú estés.

Me asomo a la terraza por última vez y veo a la gente transitando ajena a la tristeza que me embarga, igual de ajenos que aquellos que necesitabas cerca en la soledad de tu vejez,  y solo te mostraron indiferencia y desapego.



Y ahora, mamá, tengo un montón de cosas que me has dejado en el lote de lo que llaman herencia. Demasiadas. Me reconforta el transistor que te ronroneaba por las noches al acostarte, las muñequitas antiguas de gorritos estampados y pompas de jabón en la bañera, el jarrón de tu abuela que quisiste tener contigo hasta el final, … eso que yo sé que no estando tú, es materia y no es nada, pero tengo, y me reconforta todavía más, un espacio profundo donde guardo tu mirada, tu sonrisa, tus recuerdos, tus ganas de verme, tus últimas caricias, el eco de tu voz cantando conmigo en las últimas horas del adiós, ese espacio profundo se llama corazón. En él guardo lo que nos hemos regalado en vida.

Eso que yo sé que no es materia y lo es todo.


36 comentaris:

  1. Es verdad Anna: todas sus cosas, sin estar ella, carecen de valot. si no tienes donde guardarlas, tíralas y olvídalas. (aunque reconozco que estos muebles son demasiado,valiosos para dejarlos en mitad de la calle). Si tienes algo pot lo que tengas especial predilección, en mi taller,tenemos y un pequeño trastero donde te al podríamos guardar por un timepo. Piensalo. Lamemto que estés viviendo estos momentos tan duros. un beso, querida

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Montserrat por tu ofrecimiento, ya no hay nada que hacer. Todos estos muebles se los llevó la semana pasada el anticuario. Fue la única gestión de la que yo no me encargué. Yo no contacté con ese anticuario que vino. Mi cansancio y las ganas de acabar con el reparto desagradable de la herencia, me hizo no luchar. Se los llevó a cambio de nada, al contrario, nos dijo que nos "hacia un favor con retirarlos".
      Pronto los veré en su tienda de Los Encantes a la venta. A mi esa materia ya me da lo mismo.
      Sabes que me he dedicado en exclusiva a la atención de mi madre, sola, sin familia, con la ayuda de mi pareja y de mis amistades.Y eso es lo que yo guardo en mi corazón. Haber hecho "en vida" TODO lo que había que hacer. Muchisimas gracias y un beso.

      Elimina
  2. Como siempre, mi querida Anna, llenas de emoción el espacio. Besos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Mil gracias Jordi, alguien dijo que la emoción se contagia...¿será eso?Un montón de besos, querido.

      Elimina
  3. Muy bonito Ana. El recuerdo diario es el tributo mejor regalado. Un besote.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Así es, amigo. Y el recuerdo hace vivir a quien recuerda y al recordado. Besos.

      Elimina
  4. Me has emocionado y mucho. ..

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es mi propia emoción, tu emoción la siento mía y viceversa. Gracias Maria,

      Elimina
  5. Emoción y sentimiento se hacen letras en tus manos. Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias Chelo y compartirla contigo me llena un montón. Un abrazo.

      Elimina
  6. Montserrat Ricart Smandia16 de juliol de 2017 a les 10:00

    Anna .... Precios, trist per que ja no hi ès, tendre com sempre l'has sabut mimar i espectacular com tots el teus escrits que saben arribar a l'ànima mentre deixen les coses clares.
    Mai l'oblidarem, pero mentre estigui al nostre cor ella estara amb tu.
    Traduccion:
    Anna .... Precioso, triste por que ya no está, tierno como siempre, la has sabido mimar, y espectacular como todos tus escritos que saben llegar al alma mientras dejan las cosas claras.
    Nunca la olvidaremos, pero mientras esté en nuestro corazón ella estará contigo.

    ResponElimina
  7. Montse, com m'agrada la calidesa de les teves paraules. La matèria, siguin mobles, quadres, joies, llibres tenen un valor, si, i saps que aquest mobiliari vènia dels nostres familiars avantpassats, de totes les vides van ser testimonis i de les diferents que seguiran sent. Però em quedo amb el que porto dins, això és el que viu en mi. Moltíssims petons./
    Traducción
    Montse como me gusta la calidez de tus palabras. La materia, sean muebles, cuadros, joyas, libros tienen un valor, si, y sabes que este mobiliario venia de nuestros familiares antepasados, de cuantas vidas fueron testigos y de las diferentes que seguirán siendo. Pero me quedo con lo que llevo dentro, eso es lo que vive en mi. Muchisimos besos.

    ResponElimina
  8. Siempre estará ahí, habitando tu memoria.

    ResponElimina
  9. Recibe un fortísimo abrazo de mi parte, Anna

    ResponElimina
  10. Gracias Jone, lo recibo con mucho agrado. Y para ti el mío.

    ResponElimina
  11. Cómo te entiendo Anna, por eso sólo te digo que me has hecho llorar, en su día sucedió tal cual. Ánimo Besicos muchos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si Nani, quien más,quien menos, pasa tarde o temprano por esos trances. Muchos besos para ti tambien. Gracias.

      Elimina
  12. Anna con tus bellas palabras me has hecho recordar muchas cosas .
    Te deseo de corazón que el tiempo amortigue el dolor que se siente cuando pierdes a un ser tan querido,pero ella siempre estará contigo mientras la tengas en el corazón

    ResponElimina
    Respostes
    1. Verdad, Pakiba que todos tenemos esta experiencia tarde o temprano con nuestros seres queridos. El tiempo pasa y disminuye el dolor y queda el recuerdo por siempre. Besos.

      Elimina
  13. Es molt bonic
    La tenim sempre present

    ResponElimina
  14. Em consta Anna, sempre la recordarem. Gracias i petons..

    ResponElimina
  15. Como siempre has sembrado tus palabras con amor y sentimiento...Tu una perdona con ese corazon tan grande no podia menos Q bordar tu escrito con emoción e inmemso Amor ..Abrazos mi querida Anna....

    ResponElimina
  16. Y tú Marta que eres una entusiasta y me transmites lo positivo con tus halagadoras palabras. Abrazos fuertes para ti tambien.

    ResponElimina
  17. Bonisim escrit Anna.

    ResponElimina
  18. Per un admirador com tu. Gracias Germán i una abraçada ben forta per tu i la Montserrat 😍

    ResponElimina
  19. Molt bonic i ànims Anna! Petons!!

    ResponElimina
  20. Y pasaran muchos, muchos meses.... Toda tu vida y no la olvidaras.... Querida Anna !!!

    ResponElimina
  21. Estimada Anna:Un Post molt emotio, la teva mare desde el Cel et sonriurá i el seu record perdurará per sempre en un indret de la teva ment.Petons

    ResponElimina
    Respostes
    1. M'ha agradat molt el teu comentari. Molts petons fidel comentarista.

      Elimina
  22. Nada desaparece. Las cosas también tienen sentido si las asocias con el ser que has querido. Sigues siendo tú misma a pesar del dolor. Un beso.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Elsa, las personas desaparecen, ¿dónde están? ¿a dónde van?. Necesitamos creer que son un ente, un alma, que en otra dimensión se encuentran tras el ciclo vital y que desde allí nos protegen. La esencia de ellas la llevamos impregnada, y si es cierto, en las cosas materiales están asociados su recuerdo, pero... la realidad es que nunca más las volvemos a ver en esta dimensión. Miles de besos .❤️

      Elimina
  23. Virginia Gonzalez Dorta18 de juliol de 2017 a les 9:47

    ¡Ah, Anna, bien te comprendo! La materia no es nada, pero aún sabiéndolo, nos duele. Es tan difícil aceptar la ausencia que todavía me sorprendo pensando en verla, llamarla, estar a su lado. Un abrazo, chiqulla.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cierto Virginia, todo y comprendiendo que ellas ya hicieron su vida, terminaron su ciclo (mi madre era muy mayor), queda un vacío grande y un sentimiento que pesa. Es triste su ausencia.Un abrazo para ti y miles de gracias.😍

      Elimina
  24. La escritura es, a veces, más necesaria que comer o respirar. No hay más que leer estas palabras que salen del corazón.
    Un abrazo fuerte, Anna

    ResponElimina
  25. És un acomiadament a la mida de vosaltres dues, mare i filla:

    L'elegància de la tapiceria i el color verd de l'esperança...
    Les formes arrodonides dels mobles i el tomb de la vida cap per vall...
    El joc de cafè de plata sobre un moble de fusta que mostra elegància i, "los males tragos"...
    Les finestres, tres, amb les persianes mig baixades, deixant veure l'amplitud d'una Barcelona oberta i un mar de fons que acompanya i dóna serenitat.

    Has triat unes fotos que parlen. Has escrit unes paraules plenes de imatges, de records, de sentiments. Crec intuir que alguns són molt dolorosos, però també volent i necessitant sortir del teu interior per així afluixar la seva tensió.
    Compartir significa això. Jo et desitjo que aquest escrit tingui aquesta finalitat.

    Una abraçada Anna.

    ResponElimina