dilluns, 17 d’abril de 2017

Perdurar




Soy un libro con suerte. 
Llevo en la solapa su foto, en el lomo su nombre y muy adentro, su pensamiento. Se desnudó dando lo mejor de sí mismo, en un proceso en el que fuimos el uno para el otro, hasta que me entregó generoso a otras manos.
En cada una de ellas me he salvado de morir de olvido.





Zenda #historiasdelibros

3 comentaris:

  1. Respostes
    1. Muchas gracias Manoli. Eres muy amable de comentar aquí. Un abrazo.

      Elimina
  2. No es extrapolable a todos los objetos, ni tampoco, quizá, a las personas, pero lo mejor para un libro es ir de mano en mano, que no tenga tiempo de acumular polvo.
    Encantado de leerte siempre, ya lo sabes.
    Un abrazo, Anna

    ResponElimina