El eco de tu voz



Muchas tardes camino hasta el mirador desde donde diviso el pueblo. Subo por el sendero que bordea la montaña, entretenida con las formas caprichosas de las rocas, que en algún tramo parecen horadadas por el viento. Bajo la sombra de las encinas y entre acebos del sotobosque, siento el silencio, interrumpido a lo lejos por el rumor del agua que, en cascada, precipita su cauce. Sueño que vuelo alto como un águila, inventando piruetas con alas que arremolinan el aire, aire cálido, porque es aire enamorado. Grito tu nombre y espero el eco de tu respuesta. Entonces me parece oír tu voz cuando me dice que un día andaremos, por siempre juntos, nuestro camino hasta la cima.

Para los Viernes creativos

Comentarios

  1. M'agrada molt. És suau, musical i tendre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gracies Elena. A veces tierno, a veces duro a veces...como todas las cosas. Petons

      Eliminar
  2. Ese eco que brinda los sonidos que quieren escucharse.
    Un texto con belleza y oficio narrativo.
    Un abrazo, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El eco deseado. El eco esperado. El eco que envuelve. Gracias amigo Ángel

      Eliminar
  3. Que bonic Anna: NO es pas rar que guanyis tantes mencions i premis. Reb la mes sincera enhorabona. Un petò i mig i una forta abraçada sencera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares