dimarts, 14 de març de 2017

Ropa y complementos

Heme aquí, en un clima tropical, debajo de una palmera, recostada en una hamaca y saboreando un mojito.
Es evidente que en los últimos años he aumentado de peso, pero nunca imaginé que la solución a mi obesidad la encontraría en una tienda de ropa.
Y ha ocurrido en la de Julia.
No solo por el tipo de prendas que vende, robóticas y con tecnología moderna, que absorben el calor corporal, estimulan la circulación y reducen la celulitis, sino también por el original obsequio que me regaló al comprarlas.
Se ofrecía, adjunta al paquete sin coste añadido, a viajar a un destino exótico para supervisar el resultado progresivo de mi pérdida de peso.
Si, sí. Estarás pensando lo mismo que yo.
¡Menudo chollo!
Y acepté.
Aquí estoy disfrutando de esta atrevida escapada en una playa caribeña. Y perdiendo peso. No precisamente por el efecto de la ropa robótica, no, no, sino por… bueno, bueno, no voy a entrar en detalles, con el vale de compra intuí cómo sería su exquisita atención al cliente.

3 comentaris:

  1. Que ho pasis be al Caribe, ho vaix estari fa 26 anys a la Republica Dominicana am la Montse, es molt maco pero el serveis eren dolents, espero que ara funcionin mes be.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gracies German, pero el problema es que aixó es un relat y es ciencia ficció.

      Elimina
  2. Dan ganas de apuntarse a esa dieta peculiar. Habría palos para hacerlo si existiese.
    Un abrazo, Anna

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *