dijous, 2 de març de 2017

Proyecto de futuro, proyecto de vida. Zenda. #historiasporlaigualdad

Cuando me casé era una mujer joven y tú un hombre maduro, de baja estatura y alto grado de altivez.
Se diría que, por mi inmadurez, me deslumbraste.
Me llevabas a locales de espectáculo en los que entrabas sin pagar y eras recibido por una caterva de cobistas. Rodeado de otras mujeres, atiborrado de copas para hablar de negocios y salir de aquellos conventículos con dinero furtivo. Privilegios de gánsteres mafiosos, trepando hacia cargos públicos, etiquetados de señores.
A mí me tratabas como a un florero.
En la medida que empecé a mostrar mi disconformidad, se iba incrementando tu insolencia.
Un dia se me abrió el entendimiento.
Acabé mi carrera. Puse en marcha un proyecto de vida. Me hice mujer emprendedora. Con espíritu creativo desarrollé ideas innovadoras y promoví la creación de empleo entre un equipo de mujeres. Ya no eras el único que iba a cenas de negocios, a convenciones dudosas de fin de semana. Levanté una empresa dinámica y con potencial. Recuperé la igualdad en lo personal, mi libertad y el derecho a decidir por mí misma, y la igualdad laboral y económica, pero basada en principios de honradez y transparencia.
Como cada vez me importaban menos tus camisas arrugadas y más, tener que soportar tu petulancia, te dejé con tu chulería.
Yo, como vestigio tuyo, solo conservo el colchón vibratorio de nuestra cama, lo único de ti, que tolero que se mueva.

Zenda 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *