divendres, 26 de febrer de 2016

Algún dia

No hay barrera, cerradura, ni cerrojo
que puedas imponer a la libertad de mi mente.
Virginia Woolf


Como cada tarde me dispongo a escribir.
Quisiera que mis palabras abandonaran el tono gris que las difumina. Viven encorsetadas en mi pensamiento, tan ofuscadas como mi ya ciega cordura. Han sido tan discretas que me han hecho la vida difícil, tan inmaduras que todavía permanecen encadenadas a mi cobardía. Les he pedido que se desaten y ellas me han contestado que sí, que hoy están dispuestas a desvelar verdades. Así que no pierdo ni un segundo. Y escribo.
Bueno, claro, sí, pero…
creo que prefiero deleitarme con la lectura de Virginia Woolf, porque para atrevidos propósitos ya buscaré otro día.

dimarts, 23 de febrer de 2016

Aprender nuevas tendencias de escritura

Acabo de hacer un curso de microrrelatos con un profesor que cultiva en su creación escritural la realidad subconsciente, onírica, imaginaria e irracional, es decir, surrealista. Contrasta conmigo que me inclino hacia el realismo. Ha insistido en que cuide las palabras, los diálogos, los finales, y sobre que no caiga en el chiste.
Qué va a ser de mi.
Desde que en un concurso de microrrelatos al que yo me presenté, un tipo ganó veinte mil dólares con un texto copiado de una chuscada, por rebeldía, inicié en mi blog una sección llamada “El plagio del chiste”.
A partir de ahora aceptaré secuencias irracionales, como cuando Jacinta le pregunta a su marido cojo —¿Qué tal andas? y Frasquito le responde a ella que es ciega — Pues ya ves. Pero no me va a ser fácil renunciar a los chistes.

La foto es de internet en fotomontaje.

dilluns, 22 de febrer de 2016

El oficio de escribir

Microrrelato ganador en Hoy por hoy de la Cadena Ser de Castellón.
El audio del programa: 

EL OFICIO DE ESCRIBIR

A Ernesto le gusta aprender cosas nuevas. Se ha matriculado en una escuela de escritura. A través de su mano quiere liberar su pensamiento. Dar un soplo de vida a un papel en blanco, dejando un reguero de letras en su cuerpo virgen de DinA4.
Pero no es fácil y todavía no lo hace bien. Se consuela recordando las palabras de Hemingway : “la papelera es el primer mueble en el estudio de un escritor”.

dissabte, 20 de febrer de 2016

Octópodo

Si hay un concurso de microrrelatos que me hace especial ilusión ganar es el de Wonderland. Y así ha ocurrido esta semana. En Rne4 con Rosa Gil y Jordi Muñoz, director de la Escuela del Ateneu de Barcelona.

GRACIAS por haber escogido: OCTÓPODO

Comparto cartel con los relatos finalistas "Calor familiar"de Lola Sanabria, "Alzheimer" de Raul A , "Efectos secundarios " de Rafa Olivares y "Remendadora de profesión "de Raquel Lozano Callejas.
Mi enhorabuena a todos ellos.
Puedes leer todos los relatos en este enlace a la web de Wonderland

Puedes oir el instante de la emisión en este enlace:AUDIO Wonderland Recitado de Octópodo


La vi por primera vez atravesando el vestíbulo y me atrajo su mirada desdibujada en un velo de timidez. Averigüé que era mi nueva vecina. Me ofrecí con cortesía para cualquier cosa que necesitara. De tímida nada. Se tomó mis palabras al pie de la letra. Me pedía cada día una cosa diferente, desde que le colgara los cuadros, las guías de las cortinas, hasta suplicarme que calmara su soledad.
Me tomé un brebaje y me crecieron tres corazones, un pico corneo y ocho brazos con ventosas. Ella deseaba que la abrazara, pero yo desaparecí en una nube de tinta.

Transcribo al castellano la reseña que hace Jordi Muñoz del microrrelato.

"Octópodo es un relato, una historia con un punto de hipérbole, de fantasía que parte de una situación muy cotidiana, habitual: la llegada de una nueva vecina que parece tímida, pero que oculta necesidades vitales y personales. 
Cuando el narrador o la narradora se ofrece generosamente para cualquier cosa que esta nueva inquilina de la finca necesite, en señal de hospitalidad, con cortesía, la vecina se convierte en un autentico mal sueño, porque no tiene límites respecto a las demandas que va haciendo y se toma el ofrecimiento al pie de la letra.
Hay una metáfora cuando quien narra la historia huye convirtiéndose en un pulpo y lo hace sin hacer uso de una de las habilidades conocidas de estos animales, que es agarrarse con los tentáculos y sus múltiples ventosas, pero en cambio si que emplea otra de las características emblemáticas que tienen los pulpos que es expulsar la tinta para confundir, como la niebla, para despistar y desaparecer.
Así mismo hemos de decir que tiene un punto de humor tanto en la figura del pulpo, en el que se convierte quien narra la historia, como también en el primer parágrafo donde hay un cambio de tono muy simpático y que si nos explica que la nueva vecina tiene un velo de timidez, contundente en tres palabras, hacia la mitad del microrrelato, de la historia, dice: de tímida nada. Enhorabuena a Anna Jorba por esta historia con este titulo tan acertado".

dijous, 18 de febrer de 2016

Poemas no escritos

Te esperaba lánguida en la cafetería. Sentada en el butacón junto a la ventana, en nuestra mesa de siempre, la que en primera fila había sido testigo de nuestras veladas de pasión y guardaba nuestros secretos de calenturas.
Dejé a un lado la pijada de pedir los cocteles acaramelados y bebidas de diseño que a ti te gustaban, ese “Oh la lá” con cereza, fresa y mora, que no soportaba o el “Chispas de amor” que su sabor de angostura me ponía frenética o el desesperante “Primavera sensual” de sabor a granadina, tan cursi como su color rosa y que a ti te parecía creativo y chic.
Esa tarde me pedí una botella fría de vino blanco. No un vino cualquiera, sino un “Sauvignon”. Y como para darme valor, me la bebí de golpe. Ese era el sabor que me deleitaba. Lo recordaba desde pequeña, porque mi madre me daba lingotazos con una cucharilla, con una yema de huevo para alimentarme. Eso si que me entonó, atraída por su dorado color de uvas salvajes.
Recogí la estilográfica en el plumier, junto a mis ganas de seguir escribiéndote versos cálidos de mujer enamorada. Los rompí a pedazos que quedaron esparcidos sobre la mesa. Qué tontería sufrir por ti, que eras mi primer amor, cuando yo fui para ti una de tantas.


dissabte, 13 de febrer de 2016

Lapsus romántico

Una nueva alegría que este relato haya quedado finalista en el Concurso de Microrrelatos de la Microbiblioteca Esteve Paluzie  y pueda ser publicado en un libro,  junto a excelentes finalistas y ganadores de la actual convocatoria.


Mi vecino es elegante. Me saluda siempre con una cordial patarata. Se inclina, coge mi mano y me mira a los ojos. Me gusta su gesto anticuado, me recuerda a mi padre que además levantaba con galanteo el sombrero.
Subimos al ascensor y al pulsar el timbre salimos disparados por los aires. Con exquisita levedad caemos en la Plaza de San Marcos frente al Palacio Ducal. Lástima que ese día acontece el aqua alta y no podemos ni siquiera tomar un café en el Florián, pero disfrutamos con entusiasmo de una única experiencia.
De regreso, en mi rellano, abre la puerta del ascensor, me besa la mano y me bajo con cuidado de no resbalar.



dijous, 11 de febrer de 2016

Tu madre a mi no me dice cómo tengo que comer


Mi madre está acostumbrada a ejercer su autoridad allí donde va. Cuando más la temo es cuando voy acompañado a comer a su casa. Desata un genio, como de suegra, que me deja sin fuerza. Es casamentera, pero pone a prueba a mis novias y fiscaliza sus modales en la mesa. Ayer fui con Sonia, la rebelde, la que no consiente que nadie le diga cómo ha de hacer las cosas.
El menú que escogió mamá cargado de mala intención.
Sonia, en el aperitivo ya se retrató con el tiro al plato, disparando las negras, las de Aragón, no veas el juego de manos que hizo, en el segundo plato, con la mariscada.

dilluns, 8 de febrer de 2016

Observadores del espacio

Sara y Danton existen en la realidad. En la web Misión Eclipse podréis ver la serie de viajes que han ido realizando como observadores de los eclipses.

Danton y Sara, cada vez que se producía el fenómeno celeste de un eclipse, viajaban al continente donde pudieran observarlo con mayor precisión.
Aquel año iban a ser testigos de un acontecimiento extraordinario. La tétrada de lunas rojas coincidía con las fiestas judías del Pésaj y del Sucot, y esto significaba el fin del mundo, según la profecía de Joel: “El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que Dios arrebate a sus escogidos”.
En la cuarta luna de sangre el cielo ennegreció. Danton y Sara no se inmutaron absortos por la grandeza de aquel espectáculo.
Sobrevino el Apocalipsis.
Al disiparse las tinieblas todo estaba arrasado. No había ni Dios que quisiera volver a empezar y repetir la historia de la Humanidad.


Foto del Departament de Astronomia y Meteorologia de la Universitat de Barcelona

dimecres, 3 de febrer de 2016

Añoranzas. Recitado.

Él te llevaba en su bolsillo.
En cálidos instantes te acercaba mi oído y escuchaba tu sonido acompasado. El cortejo lánguido de tus agujas silentes al girar. 
Cómo me gustaba tu tic tac, tic tac, tic tac.
Mides el tiempo en igual cadencia, pero se hace largo cuando se espera un mañana que no llega a despuntar y corto en la caricia de un hado luminoso que alegra el día.
Hoy estáis enmudecidos los dos, sentenciados al silencio.
Y yo, sumida en estas brumas caprichosas, tengo la certeza de saber que todo es fugaz. Ese transcurrir de lo que tú mides.
No tengo más que verme.


Calendario de la Internacional microcuentista. De noviembre



Estoy encantada de ser "la chica de noviembre".
La iniciativa surgió en la web Internacional Microcuentista.
Se realizó un concurso de microrrelatos inspirados en fotos y con los relatos ganadores de cada mes han creado un calendario para 2016.

Puedes leer todos los relatos en este enlace CALENDARIO DE LA INTER 2016




dilluns, 1 de febrer de 2016

Asoma la evidencia






A Malena se le ha quedado la ropa pequeña como su capacidad de asimilar el miedo.
Es tan solo una niña.
Una niña que ahora tiene antojos.





Apunta l'evidència

A Malena se li ha quedat la roba petita com la seva capacitat d'assimilar la por. És tan sol una nena. 
Una nena que ara té antulls.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *