Venganza transgénica


VENGANZA TRANSGENICA

Ayer entramos en el cine con un paquete enorme de palomitas y refrescos. Como de costumbre nos sentamos en las butacas del fondo. Empezó la película con imágenes espectaculares de un incendio en unos campos dorados. Noté que las palomitas de mi paquete se inquietaban. Agitadas emitían un sonido al rozarse unas con otras. Mi marido me avisó que no hiciera tanto ruido al comer y el público de la sala, molesto, empezó a murmurar. De pronto, salí volando absorbida por el agujero de la ventana de proyección y la pantalla empezó a cubrirse de una granizada blanca.


Microrrelato publicado en el Diario SUR de Málaga el 14 de agosto de 2016

2 comentarios:

  1. ANNA, que no has desayunado, en el título te has comida la 's' de transgénica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Francesc, pues si, la S se fugó. Muchisimas gracias por la corrección. Asunto reparado.

      Eliminar