Mundillo literario


El colmo de un escritor es que siempre quiere poner un punto final.

Aparte de que es un chiste, razón no le falta, porque con tantos competidores y rivales, egocentristas y vanidosos, jactancias y demás pistos, dan verdaderas ganas de escapar y decir adiós, previo haber sentido el rechazo del mundillo,  que parece que vive en un permanente numerus clausus.



MUNDILLO LITERARIO

Pocas palabras pronunciaré cuando suba al estrado a recoger el premio por “50 sombras de Baybay”, pero pienso lucir una amplia sonrisa.
He sabido de las envidias que hay entre la camarilla literaria. Yo misma percibí el vacío cuando intenté introducirme sin que nadie me abriera la puerta.
Los rivales estaban confabulados enjabonándose entre si en sus cerrados círculos.
Ahora, con el éxito de “50 sombras de Baybay” me rondan como las moscas a un panal de rica miel.
De qué se preocuparán, si el único enemigo que tengo soy yo misma y cuando deje de creer en mi, desapareceré.

Comentarios

  1. Jajaja. Lo describes a la perfección. Gente que te quiere y, de pronto, desaparece si observa que has alcanzado un mínimo eco, arañas que te succionan para que los leas y luego ni se dignan leer nada tuyo, vanidades infladas e interiores atormentados, etcétera, etcétera.
    Un beso, Anna.

    ResponderEliminar
  2. Así es Anna, también lo he sentido en mis carnes, pero paso de ello y sigo mi camino. No compito con nadie, sigo mi ritmo y nada me preocupa más que ser yo misma siempre y dejar un buen ejemplo.
    Un petó

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares