Manifiesto en un 28 de abril

Ya son varias las personas que me recomiendan que no exponga, ni regale, ni comparta con tanta generosidad mis escritos al público. Dicen que me los guarde para mí por si acaso algún día... bueno, no sigo porque las razones que me cuentan no parecen ser las mías, no me preocupan y probablemente muchos de vosotros os las podréis imaginar.


Y yo digo: si no busco nada, si estoy en fase de aprendizaje, si cada día que pasa, desde que escribo, me parece que tengo más camino por recorrer que camino recorrido, si al compartir es como me siento bien, tranquila, feliz, a mi ritmo, independiente y sin cadenas, más que las de mi propia exigencia, las de mi disciplina de trabajo, las que yo misma me marco para continuar con la escritura, mientras así lo necesite.
Si estoy acostumbrada al silencio de los blogs y no por eso dejo de trabajarlos, de cuidarlos y de alimentarlos constantemente.
Si montones de veces he pedido comentarios de crítica y no hay tiempo, ni ganas, y me conformo con un "me gusta" o unos cuantos, de los que estoy muy agradecida.
Si, como me preguntan, no tengo libro que publicar, ni pretensión alguna, ni editor que me haya propuesto absolutamente nada. ¿Para qué quiero guardar mis escritos?
—Por si acaso.
—Por si acaso ¿qué?

Comentarios

  1. Qué bien te entiendo... Muchas gracias por tu generosidad y por hacer lo que te apetece. El puñetero "por si" es un parche y nada más.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nani, por llegar hasta aquí. y cuanto me alegro que me entiendas.
    Seguir haciendo lo que nos gusta, aunque a veces parece que detrás no hay nadie. Por una misma.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Ya te comenté en tu face...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David, Face tiene la inmediatez y es lo que hay.

      Eliminar
  4. Las palabras se las lleva el viento. Lo escrito permanece. En ambos casos la expresión es mía, tuya, nuestra. Pero tiene destinatarios. Ni hablamos al viento, ni escribimos para el papel, sino para comunicarnos con. A veces parece que es un monólogo en el vacío; no lo es. Ni siquiera faltando quien pueda escuchar o leer. Llega la respuesta, tarde o temprano.
    Tienes un público fiel, mas poco expresivo. Sigue diciéndonos cosas, y no te guardes nada. ¿Para qué?

    Esto…, dices que te gustaría que hiciéramos crítica literaria… Lo siento, no sé qué cosa sea esa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Miguel Ángel, amigo, de los veteranos en internet, que si estuviera cerca te daría unos cuantos besos. Y eso digo yo, para que quiero metidos en un cajón o encerrados en un archivo los textos que escribo.
      Me alimento mentalmente de la escritura y con la escritura. Hoy puedo ser hombre, mañana mujer, una muñeca o un pulpo, y lo bien que me lo paso. Eso no tiene precio. Y saber que algunos como tú estáis detrás, aunque en silencio, qué mayor premio que ese.
      A seguir y deja lo de la critica literaria para otros, amigo.
      Besos.

      Eliminar
  5. Mejor compartir que guardárselo, siempre habrá quien te lea y te comente, también en el blog, a la vista está. Yo estaré encantado de hacerlo siempre. Un abrazo, Anna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, ya sabes que tienes la medalla a la fidelidad de comentarista en este blog y lo mucho que te lo agradezco. Y a seguir compartiendo que es como me siento bien.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares