A mi padre




Al mar
que tanto te gustaba
voy a ir a gritarle
la palabra condenada
a no ser dicha
ni nombrada
por la ausencia cruel 
PAPÁ
Mi mente
en ella se cobija
y mis ojos
se entelan de emoción.
Orgullosa estoy
de ser tu hija
y reavivar
tu recuerdo
en mi corazón.


En un abanico
Soneto de Francisco Jorba Bueno

Estos humildes besos que te dedico
no aspiran a más gloria ni a más fortuna,
que dormir dulcemente sobre la cuna
que forman las varillas de tu abanico.

Mis sueños sublimes y soberanos
aunque a veces confusos y otras dispersos
hoy han forjado estos catorce versos
para que solo jueguen entre tus manos.

Si acaso de otros labios la ardiente queja
escuchas, algún día, junto a la oreja,
palpitando tu pecho por quien te hablara...

Si en el blanco reverso de las varillas
ruborizada ocultas ambas mejillas,
pondrán catorce versos sobre tu cara.

Otra entrada de recuerdo de mi padre en este enlace:

Comentarios

  1. Emotivo, sincero y cierto, Anna. Gracias por compartirlo. Ya se ve que, a veces, la creatividad también se hereda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Entrañable ya lo sabes,no es la primera vez que leo un homenaje a tu padre,yo perdi al mio pero siempre permanecerá vivo en mi corazon con todo aquello que me enseño.

    ResponderEliminar
  3. Me ha llegado al alma Anna, esos sentimientos tuyos son muy semejantes a los míos con mi padre. Aunque con el paso del tiempo el dolor se amortice, el amor y el recuerdo están siempre presentes.
    Espero que estés bien. Un fuerte abrazo-

    Verdial.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares