dissabte, 27 de juny de 2015

Bomba de aspiración

 Variación del microrrelato presentado en Calendario Microcuentista del mes de mayo, inspirado en la foto propuesta de Christian Pereira Rogel, organizado por Internacional Microcuentista.


Salí del taller del fontanero, complacida. Admirada de su profesionalidad en el manejo de tuberías en general y de la suya en particular.
Llegado el sábado, inicié con mi marido la comedia de nuestro baño de espuma y sales perfumadas. A la hora prevista quité el tapón y empezó a mover los brazos como un poseso mientras se precipitaba girando hacía el sumidero. Desapareció por el desagüe de la bañera, aspirado por aquel despiadado tobogán que lo engulló hasta el pozo negro.
Negro, como el teléfono de mi deseo, que recuerdo sobre su mesa, desde dónde voy a esperar la llamada del eficiente instalador.


dilluns, 22 de juny de 2015

Mundo soterrado


Ayer en el Carden Club, no recuerdo a ninguno de mis amigos, los travestis, que dejaran de bailar para llevarme a casa, sin embargo esta mañana he despertado con Eric en mi cama.
Me veo abotargado por el alcohol, con la mirada nebulosa y mis pupilas dilatadas de esnifar.
Se que ni la bebida ni la droga cambiarán la realidad de mi vida, entelada por la intolerancia de la sociedad y de mi familia, bajo el tupido trapo de la hipocresía que les caracteriza.
No aceptan condiciones que se aparten de lo que, ellos, tan rectos, llaman “la normalidad”, aunque guardar la apariencia sea su deporte habitual con el que soslayan los temas. Son tan mediocres.
Tenemos divorciados, ellos, tan católicos, casados bajo un sacramento indisoluble; una mujer infiel, según su biblia, adultera; una hija mujerzuela, puta, como diría mi cuñado cuando insulta y llama también con desprecio, lesbiana o maricón, a ésta o aquel, como si fueran una maldición.
De todo hay, como en botica, pero fingen para evitar el escándalo.
Yo mismo, por no dar explicaciones, acabo antes diciendo que soy un profesional de carrera con placa oficial en el portal de mi casa, aunque no tenga ni el título, o disimulo con mi pareja, ese señor que siempre me acompaña y que ahora duerme indefenso en mi cama, cuando afirmo que es mi secretario.

No es momento para disquisiciones, pero un día desenterraré la verdad, para que la norma deje de sepultarla en el silencio de una puta vez.


De la serie del Carden Club

dijous, 18 de juny de 2015

Humor negro

 Participación en Calendario Microcuentista del mes de mayo. Foto de Christian Pereira Rogel
Visité a Jorge.
En su mesa observé la foto de sus compañeros, la portada del diario Clarín con la manifestación dónde malhirieron a su hermano frente a la Casa de la Provincia, los grifos del baño de mi casa que cambió por monocromos, y una foto de nuestra primera cita en el Palacio Barolo. Aquellos objetos parecían recuerdos queridos.
Conversamos.
Le dije que para salvar nuestra relación tenía que hablar con claridad.
— ah pues, tengo teléfono y lámpara— contestó con insolencia, señalándolos con su dedo.
Odio su humor y esos objetos negros sobre su mesa.

dilluns, 15 de juny de 2015

Premio. Diana


PREMIO

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle y a pesar de fallar, como fallan las escopetas de feria, me llevé el peluche.

DIANA

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle sin conseguirlo. Soy yo quien ve menos que un topo. Disparé.
Regresé a casa con el peluche de marinerito.

Dos opciones para esta semana en REC




dimecres, 10 de juny de 2015

Resolución tardía


Microrrelato seleccionado en el Concurso de Microrrelatos de Abogados este me de Junio.
Podéis leerlo y votar en la web de Abogados en este enlace: AQUÍ


Releo los documentos adverados del caso con mayor implicación personal en mi carrera, desde que fui egresado en abogacía: la estafa a mi padre, que cayó en bancarrota por el gran perjuicio patrimonial que sufrió, hasta enfermar, con el engaño de su socio.
Convencido de la eficacia de mi postura radical en la defensa, la resolución del tribunal nos ha dado la razón. Su sentencia firme, dicta jurisprudencia sin posibilidad de apelar y se llevará a cabo el fallo con la expulsión, en el cargo y en la Entidad, del demandado.
No puedo contener las lagrimas.
Regreso a casa para compartir con mi mujer mis enfrentadas emociones. Ella, soporta la oscuridad de la jungla de mi tristeza, siempre a mi lado. Hoy, hubiéramos celebrado con jubilo sonoro el éxito de esta retardada sentencia, pero mi padre ya es ceniza en el espacio interestelar.

Palabras a incluir: radical, sonoro, carrera, expulsión y apelar



dissabte, 6 de juny de 2015

La araña de Bourgeois



Ella me impresionó.
Su imagen inquietante, con sus gigantescas patas, con su bolsa de huevos adheridos al abdomen, resguardados con celo de madre que no solo defiende, sino que atrapa. Nutre y engorda su ego engreído y teje un capullo con hilo de seda frágil pero fuerte como barrotes de cárcel. Mi hija, analizando su simbolismo, me dijo que se parecía a mi, que soy madre posesiva.
Yo no respondí.
En casa sola, pensando en la escultura, me invento un verbo: telarañar. Yo telaraño, tu telarañas, el telaraña, todos telarañamos, cuando con trampa atrapamos incautos, tramamos insidias o rentamos sinsabores.


LA ARAÑA DE BOURGEOIS
Microrrelato finalista  en el concurso Wonderland.
Comparto cartel con Lorenzo Rubio "Nunca te digo que te quiero porque te amo" relato ganador. El resto de finalistas Juancho Plaza, Paloma Hidalgo Diez, Yolanda Nava y Virtudes Torres Losa.

Puedes escuchar el Audio en este enlace AQUÍ

Puedes leer los relatos finalistas aquí en el blog de Woderland




La araña de Bourgeois. Telarañar - CC by -
anna jorba ricart

divendres, 5 de juny de 2015

Encuentros. Gente de mi barrio

En los atardeceres,  hay un banco en el parque de mi barrio, 
bajo las hojas sésiles de un eucalipto, 
 que calma soledades,
porque en algún momento,
en un cruce de miradas,
ellas,
se regalaron sonrisas.
Micaela se casó de muy mayor. Había sido la cuidadora de una octogenaria vecina, hasta que por la demencia, la ingresaron en un centro en el que murió. 
Se quedó sin trabajo. 
Acostumbrada a estar acompañada, decidió, sin pensarlo, casarse con un hombre del barrio, con el que alguna vez había hablado en el supermercado. Sabía que tenía una buena pensión, que era un hombre tranquilo, amante de los animales y muy dormilón. Creyó que eran cualidades suficientes para convivir, ya entrada en la tercera edad. 
Su marido enfermó. 
Enviudó y ella se liberó.


Al atardecer, Micaela, sale a caminar por el parque para aliviar la calina del verano. Le gusta sentarse en un banco bajo la sombra del eucalipto, tras la reja de hierro que rodea la balaustrada y frente a un mirador en el que divisa toda la panorámica de la ciudad.

Y la espera.
Jesusa, de joven, era una mujer muy guapa. Se casó con un músico de mal carácter, engreído y altanero, que siempre estaba de gira. Separada al año de dar a luz, se puso a trabajar en un salón de belleza. 
Cuando su hija acabó la carrera de piano, se fue a vivir con el padre. Los dos tenían el mismo carácter.  Ella instaló en su casa, por las tardes, un negocio rentable. 
Vendía productos de cosmética de calidad y estaba consideraba en el barrio, como una excelente esteticista.

Al atardecer, Jesusa, sale con andar cansino apoyada en el carro de la compra. Cruza la calle hasta el lateral del parque. Reparte la comida que prepara para la colonia de gatos que conviven en el jardín. Consiguió autorización del ayuntamiento para hacer esta labor.

Y la esperan.
En los atardeceres, hay un banco en el parque de mi barrio,
bajo las hojas sésiles de un eucalipto,
que calma soledades,
porque en algún momento,
en un cruce de miradas,
ellas,
se regalaron sonrisas.

dimarts, 2 de juny de 2015

Bella Aurora



La vida canvia de la nit al dia — diu amb tristesa el meu avi— S'emociona cada capvespre, quan al pujar a la seva barca per anar a pescar, les veu pintades.
En navegar bressola desconsols, estrena converses i murmura paraules d'atrevida quimera, convençut que ella, que ara descansa en la profunditat, l'escolta.
Torna al moll amarat de silenci. Recull la xarxes, deslliga el nus de les seves llàgrimes i s'allunya ple de solitud cap a la solitud.
Es gira i en una última mirada envers a la barcassa, tira un petó— pintades de vermell al costat del timó— a les lletres del nom de la seva estimada absent.
La vida cambia de la noche a la mañana— dice con tristeza mi abuelo— Se emociona, cuando cada atardecer al subir a su barca para faenar, las ve pintadas. En su navegar acuna desconsuelos, estrena conversaciones y susurra palabras en atrevida quimera, convencido de que ella, que ahora descansa en lo profundo, lo escucha.
Regresa al muelle empapado de silencio. Recoge la redes, desanuda sus lagrimas y se aleja con su soledad, hacia su soledad.
Se gira y en una última mirada hacia la barcaza, tira un beso — pintadas de rojo junto al timón— a las letras del nombre de su amada ausente.

Óleo de Alex Caso. Barcas en la playa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *