dijous, 3 de setembre de 2015

A ti pequeño Aylan


Me duele ver el mar en el que tú reposas, padre mío,
porque tus cenizas plúmbeas aún me hieren el alma,
y no te olvido.
Y me duele ver el mar en el que tú has muerto, niño mío.
 La imagen de tu pequeño cuerpo inerte ha de azotar la calma
para que no haya más olvido.



4 comentaris:

  1. "Que no haya más olvido"
    Un abrazo, Anna

    ResponElimina
  2. Desde luego es alucinante las cosas que pasan... Un abrazo desde Murcia....

    ResponElimina
  3. A ver si nos ponemos las pilas y empezamos a hacer algo!

    ResponElimina
  4. Hola Anna, veo que nuestras entradas van acorde. Han muerto cientos de niños, pero esta situación de los refugiados de Siria, nos ha colmado más de tristeza e impotencia.
    Un petó

    ResponElimina