dijous, 20 d’agost de 2015

Del azul al rosa (del sildenafinilo a la flibanserina)

Me deseabas a todas horas. No respetabas si algún día me encontraba mal, o si teníamos invitados a cenar o si me sentía cansada. Siempre pensando en lo mismo.
Lo tuyo era obsesión.
Ahora te quejas de que no puedes seguir aquella marcha y quieres ser el mismo de antes y has empezado a tomar las azules. Con ellas no hay quién te pare y pretendes que yo me tome las rosas.

Lo que yo necesito contigo, es sentirme amada, es sentir tu abrazo de ternura, tus caricias; necesito charlas tranquilas con dialogo enriquecedor; necesito espacio; necesito dejar a un lado tanto estrés, tanta competitividad, tanto buscar el triunfo, tanto poseer.
Y verás como me suben los niveles del deseo sexual, que dices que tengo hipoactivo.


5 comentaris:

  1. Me encantan las cerezas, deseo cerezas, deseo...si es que no tienen remedio, esossss
    Anna, como siempre tu estética impera en tus entradas coloridas. Besos.

    ResponElimina
  2. Gracias Jordi, lo que más me gusta son tus visitas y tus comentarios.
    Hay gente que pasa sin decir nada y yo veo su ID, y mira, con los años que llevo en los blogs, y no me acostumbro a sus silencios. Gracias y besos para ti.

    ResponElimina
  3. de estas píldoras son las que quiero. ya prefiero otros placeres. Besos

    ResponElimina
  4. Para mí, las rosas, no me interesan ya. Y las azules tampoco.
    Me pasa lo que a ti, prefiero tocar su pie en la oscuridad y saber que sigo amándolo y él a mí.

    Besos guapísima.

    ResponElimina
  5. Diferente ritmo, distinta inquietud, una pasión que se aminora, pero un cariño que permanece.
    Un tema muy bien llevado, Anna.

    ResponElimina