dimecres, 29 d’abril de 2015

Plagio del chiste de los calzoncillos


Me cansa verlo tan gordo con esa barriga cervecera.
En su cabeza ya no le queda ni un pelo y luce un cuero cabelludo brillante, pero de la grasa que rezuma su piel, con razón ensucia tanto la funda de las almohadas.
Cuando está en casa come y duerme, come y duerme, come y duerme y si bebe ya estoy perdida, porque se vuelve tan pesado, con tanta palabrería, que no se aguanta. 
Si se tira al suelo, allí se queda a dormir la mona, que no hay quien pueda con él para levantarlo.
Entre el tipo que se le ha puesto y el mal carácter que tiene, que parece que esté amargado, tanto como lo estoy yo, ha perdido todo el atractivo.
Me dijo mi madre: “búscatelo delgado y limpio que sucio y gordo se te volverá”. Tenía razón.
Los domingos, a la hora del desayuno, se pone a leer los recortes de los artículos del periódico que recopila durante la semana, por la tarde se queda transpuesto delante del televisor y no tenemos ningún tipo de conversación. Así un día detrás de otro.
Es un fastidio aguantarlo.
Ayer cuando se metió en la cama, que yo estaba medio dormida, se me acercó ronroneando, acariciándome la espalda con suavidad, y me dijo en tono sensual:
— Cariño, cariñito mío, mi pichurri, no tengo calzoncillos.
A lo que yo le contesté:
— Por Dios, ahora déjame dormir, que mañana ya te lavaré unos.
Si es que...


De la sección PLAGIO DEL CHISTE

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

SI TE INTERESA COMPRAR

Antiguedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo que te guste, expuesto en este blog: EN VENTA AQUÍ, ponte en contacto conmigo:

En mi correo annajorba@telefonica.net
En mi cuenta en Facebook
En mi cuenta en Twitter