dilluns, 2 de febrer de 2015

Plagio del chiste de la cuestión del tuteo





El jefe me encargó que averiguara a dónde iba Ernesto cada mañana, con tanta prisa al salir de la oficina a la hora del desayuno. Le extrañaba después no verlo en el despacho, ni en los pasillos, ni tomando café en los bares colindantes.
Tras bastantes días de pesquisas conseguí la información.

— Pues mire, Sr. Luis, aprovecha para ir a su casa y hace el amor con su mujer.

– ¡Ah bueno! eso está bien. Hacer el amor es siempre atractivo e irrefrenable, además de una sana práctica.

Me dio dos palmaditas en la espalda y me pidió que desde aquel momento lo tuteara.
Me quedé sorprendido de que se quedara tan tranquilo con la respuesta que le di y antes de salir de su despacho le pregunté:

– Y a ti Luis, lo que hace Ernesto ¿no te molesta? ¿no te importa?

–¿Y por qué había de importarme?

– Pues verás, tal como te he dicho, aprovecha para ir a tu casa y hace el amor con tu mujer.


En cuestiones de tuteo o cuando le tocan las cosas de uno, todo cambia.

A mi me enseñaron que, a quien acabamos de conocer o a las personas mayores, por respeto se les debería de hablar de usted. Y esa práctica se ha perdido. Lo vivo cada día con mi madre. Me sigue pareciendo importante tenerlo en cuenta. Las cosas no son lo mismo.

Un relato para la colección de la sección de este blog_: PLAGIO DEL CHISTE   

2 comentaris:

  1. Muy simpático! parece que Luis tenía mucha ocupación fuera de la oficina, cuando sabía donde estaba el jefe.
    Abrazos

    Rosa

    ResponElimina

SI TE INTERESA COMPRAR

Antiguedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo que te guste, expuesto en este blog: EN VENTA AQUÍ, ponte en contacto conmigo:

En mi correo annajorba@telefonica.net
En mi cuenta en Facebook
En mi cuenta en Twitter