Regreso


Mi mente infiel se escapó deslizándose hacia quimeras sin sentido.
Se alejó del recelo de la duda. Quiso escuchar el gorgorito de otro ave. 
Elevarse con el aleteo de otros vuelos. Mimarse con caricias de nueva brisa. 
Adentrarse en un mar de profundidad desnuda. 
Peligrosa travesía de juego y devaneo.

El mínimo atisbo de tu ausencia, me dolió tan adentro, 
que preferí al instante regresar al miedo y al vértigo de ser feliz, 
en esa mirada tuya que, sin decir nada, lo dice todo.


2 comentarios:

  1. La mente que vuela, busca quimeras y escribe buena prosa poética como la tuya.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Anna:
    A veces el ser humano no aprecia lo que tiene, hasta que el miedo a perderlo le hace reaccionar.
    Casi siempre encuentro una enseñanza en tus escritos.
    Petons, Montserrat

    ResponderEliminar