Las dunas del Delta



Las arenas de la playa virgen han avanzado reclamando el espacio que el hombre les robó en aras de un largo paseo de cemento.
Las dunas ocultan la franja azul de un mar que ya no se ve desde el mirador de nuestra casa, pero sigo imaginando tu cuerpo dorado sobre la playa salvaje. Ese es mi recuerdo intacto.
Hay cosas que quedan atrás, que cambian, que se transforman,  nada es lo mismo, pero nunca me quitarán los recuerdos que llevo dentro. 
Lo único que me importa. 



2 comentarios:

  1. Cuidado con vivir de los recuerdos. sugerente relato de un ser enamorado.Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Y es que la memoria nos permite vivir una y mil veces aquellos momentos donde fuimos felices.
    Besazo, querida Anna.

    ResponderEliminar