divendres, 21 de febrer de 2014

Sinceridad de abuelo. Plagio del chiste







Soy abuelo y me encanta estar con mis nietos. Contar historias, antes que mi vieja memoria las borre para siempre. Tengo uno de 17 años. Guapo, coqueto, un poco tímido.Tremendo con tutte le ragazze. Es el que más se parece a mi, no en la timidez, que yo a su edad era, según mi padre “un punto filipino”, sin malicia ¡eh! que siempre he tenido un buen fondo. Me sorprendió con una pregunta _ Abuelo, ¿Cómo es hacer el amor en la tercera edad? _Como en la adolescencia, chaval. Es un querer y no poder.


Foto de internet

dimecres, 19 de febrer de 2014

Dama del aburrimiento

Marie de Vichy-Chamrond, Marquesa de Deffand
Señora Marie Anne de Vichy-Chamrond, Marquesa de Deffand, mujer de alta alcurnia del siglo XVIII. Conversadora e ingeniosa. Excelente cultivadora del genero epistolar.

Usted que reúne en sus salones a lo mejor del París de antes de la Revolución, intelectuales, enciclopedistas, escritores, artistas, filosofos, y se codea con Montesquieu,  D’Alembert,  Madame de Staal, o con el amor de su vida, el escritor Horace Walpole, con Julie de Lespinasse o con la duquesa de Luynes
 ¿Cómo es capaz de dejar enfermar el alma con tedio por vivir?

Cuando dice: “El tedio es el aperitivo de la nada, pero la nada es preferible”  y se llena de escepticismo llevado a sus últimas consecuencias: el aburrimiento.
Y sigue diciendo: ”El tedio es una enfermedad del alma que nos inflige la naturaleza al darnos la existencia. Que solamente hay una desgracia: haber nacido”

__ ¡Oh dama del aburrimiento! ¿Cómo es que se aburre una mujer como  usted que organiza una pléyade de intelectuales para cenar a su casa, distraerse con su conversación, hasta la madrugada?

Le recuerdo un tratado chino antiguo que dice: “ el arte de vivir consiste en la habilidad de ver la llama. De alcanzar los momentos intensos en que las cosas mil veces vistas, se transforman, como tocadas por un soplo de energía en seres resplandecientes, que desvelan sus significados secretos...”
__ ¿No sabe usted que con esa luz cambian los colores de las cosas más repetidas, mas rutinarias?La luz interior.
Eso precisa un esfuerzo, si, y es lo opuesto al aburrimiento, del que usted Madame Deffand hace gala.
Ni sus sinónimos: hastío, languidez, apatía, monotonía, desinterés, desgana, tedio...  me gusta nombrarlos.
Nada más fácil que declararse aburrida. Eso no cuesta el menor esfuerzo y es una espiral que acaba en la inanición amodorrada, como hacen muchos.
Lo inteligente es emplear la energía focalizando el interés hacia lo que nos rodea. Al final, el rebote de lo que irradiamos, es lo que multiplica nuestra vida e impide el aburrimiento.

Quédese un rato escuchando a Rameau...  unos minutos de "ennui"con música no estaría nada mal.

Mire señora, yo solo me dedico al "ennui” "en momentos determinados.
Dicen... que es signo de inteligencia.

dilluns, 17 de febrer de 2014

La cofradía del escribiente. Nadie quiere leer tu mierda

Leído en Principia Marsupia de Alberto Sicilia escuchado en en una conferencia de Steven Pressfield. Autor de La guerra del arte. (2012)

Nadie quiere leer tu mierda.
Permite que lo repita. Nadie -ni siquiera tu perro o tu madre- tiene el más mínimo interés en tu blog o tu novela.
No es que la gente sea mala o cruel. Simplemente están ocupados.
Nadie quiere leer tu mierda.

En la industria de la publicidad, existe un fenómeno llamado el “Síndrome del Vendedor”. Todo vendedor está enamorado de sus propios productos. El error que comete es creer que porque él esta enamorado de sus productos, el resto del mundo también lo estará.
El resto del mundo no sabe lo que tú estás escribiendo y tampoco le importa. Tus potenciales lectores están ocupados con los asuntos de sus vidas y no tienen tiempo para leer esa obra maestra de la que te sientes tan orgulloso.

¿Cuál debe ser tu respuesta ante esto?

1) Reduce tu mensaje a su forma más simple, clara y fácil de entender.

2) Hazlo divertido. O sexy, o interesante, o informativo.

Cuando comprendes que nadie quiere leer tu mierda, tu mente se concentra. Sólo entonces, empiezas a entender que la escritura y la lectura son, ante todo, una transacción. El lector te ofrece su tiempo y su atención, los dos regalos más valiosos que un ser humano puede ofrecer a otro. A cambio, tú, el escritor, debes devolver algo digno de lo que se te ha regalado.

Cuando comprendes que nadie quiere leer tu mierda, desarrollas empatía. Adquieres el don más valioso para cualquier escritor: la habilidad de cambiar la perspectiva desde tu punto de vista al punto de vista del lector. Aprendes a cuestionar cada frase que escribes: ¿es interesante? ¿es divertida? ¿es osada? ¿Estoy dando suficiente al lector? ¿se estará aburriendo? ¿estará siguiendo el argumento?

divendres, 14 de febrer de 2014

La química del amor. Plagio del chiste de la enzima

Juan siempre está de broma. Amable y dispuesto a echarte una mano si lo precisas. Es un vecino muy resolutivo ante los problemas de nuestra comunidad. Me gusta porque a su lado una se sonríe y para mi eso tiene un valor añadido, más hoy en día, con la seriedad que gasta la gente, que pasa por tu lado y ni te saluda. Si has de conversar de temas serios, emplea su encanto personal, mostrando la cara mas amable.
Está jubilado. Sus hijos se emanciparon y su mujer murió de cáncer siendo joven. Desde entonces no se le ha visto con pareja alguna.
Hace unos días me confesó que después de tantos años, ha encontrado una mujer que le gusta, pero no acaba de decidirse.
Hoy al salir de la consulta, en el ambulatorio donde hemos coincidido otras veces, me ha contado que va a declarar su amor a su amiga y proponerle irse a vivir juntos al pueblo, el mensaje del medico le ha empujado cuando le ha dicho  __mira Juan a ti te falta una enzima__ tiene ironía de la manera que lo dice... ¡jajajaja!
Me parece bien que Juan no esté solo.
Aunque si se va al pueblo, se que lo voy a echar mucho de menos.

Foto de internet.Montaje

dimarts, 11 de febrer de 2014

Todo queda en familia



Microrrelato finalista  en el programa Wonderland de Radio 4 con Rosa Gil del 11 de febrero de 2014. 


Puedes escuchar el momento:AQUÍ






Todo queda en familia
Cambió el mantel de plástico por el de los domingos. Dispuso los cubiertos y los platos, que frotó con un trapo limpio, sobre la mesa del comedor. Se sirvió una copa de vino para serenarse. No quería exponerse si al mínimo chispazo explotaba en reproches. Nunca perdonó a su mujer que después de treinta años de convivencia y un hijo en común lo abandonara. Era el momento de saber con quien. Ambos maduraron la idea y se convocó la cita. Sonó el timbre. Abrió la puerta. Estaban las dos. Asombrado entendió de golpe la intima complicidad entre suegra y nuera.


dilluns, 10 de febrer de 2014

La revista Verbo (des) nudo. El amor.


En alguna ocasión he citado que arreglando cajones tras la muerte de mi padre, encontramos unos manuscritos con poemas. Nos emocionó leer su contenido romántico pues son sonetos dedicados a mi madre y los conservo con cariño ya que, como digo,  están escritos con su puño y letra.
Esto me lleva a sentir la satisfacción de haber revivido uno de estos poemas, al ser publicado, este mes de febrero, en la revista numero 13 de  Verbo (des)nudo, editada en Chile, bajo el tema del amor.
Días atrás hice mención de la revista cuando me publicó unos relatos (AQUÍ en este enlace).

Así pues a sus realizadores Maffi Migliaro, Gino Ginoris y Sergio Melo y demás colaboradores, vaya mi agradecimiento por la publicación.

Este detalle a emocionado a mi madre, la destinataria de las palabras.
Reproduzco aquí, para facilitar la lectura del texto de introducción que envié:

Una historia de amor

"Las historias de amor pueden parecer todas iguales, pero lo que en realidad las diferencia son todos y cada uno de los hombres y mujeres que las protagonizan. Ellos, y nadie más que ellos, a cada historia, le confieren el privilegio de hacerla única.
La riqueza de matices que conlleva el amor es imposible de condensar en pocas palabras, pero es un lenguaje universal y cuando toca al corazón de un ser humano, éste lo reconoce y raras veces se resiste a su grandeza.

Aconteció por los años 1945 que un muchacho se enamoró de una joven y guapa mujer, con la que años después se casó y partieron hacia Guinea, en tierras africanas. Sin teléfono, ni radio, ni prensa, en un nuevo continente, absolutamente desconocido, empezaron a llenar sus vidas de experiencias.
Embarcaron en el puerto de Barcelona, en el buque español “Domine”, y haciendo escala en Valencia, navegaron a Cádiz, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Monrovia, Lagos, Santa Isabel hasta llegar a Bata. Veintisiete días de travesía. Se establecieron en una de las primeras casas construidas con ladrillo (las habituales eran de barro y techo de nipa) y habilitada con corriente eléctrica a través de un generador. Los nativos hechizados por el embrujo de la luz, bailaron toda la noche, en un ritual, a ritmo del balele y al compás del tam-tam.
La pareja construyó su historia familiar durante años en aquellas tierras.
Y todo empezó como una de tantas historias de amor...

Fluía por la mente del muchacho, como a cualquier enamorado, pensamientos hermosos que dedicar a su amada. Dejó plasmados, en papel con su puño y letra, los reflejos de sus profundos sentimientos, en versos en los que sublimó la esencia del amor. Caricias hechas palabra escrita, a la par con nostalgias y desvelos, con dudas y miedos. Porque el amor es todo.

Y como constancia de aquellas emociones, acerco esta muestra fehaciente de un ser humano que al contacto con el amor se volvió poeta. Mi padre.
Soneto de Francisco Jorba Bueno:
Nostalgias

Bajo la tarde silenciosa y grata
del nostálgico otoño a los fulgores,
se deshoja la nieve de las flores
como una lluvia, trémula, de plata,
esmaltando al caer, trágicamente,
el verdadero tapiz de la arboleda,
mientras su aroma aleteando queda
en el vago misterio del ambiente.
Nuestros muertos y líricos amores,
como esas dulces y calladas flores
por el olor crepuscular heridas,
tendrán evocaciones celestiales
y serán sus recuerdos ideales
como el aroma azul de nuestras vidas.




Enlace a nº 13 de la Revista Verbo(des)nudo
Enlace a todas las publicaciones de Verbo(des)nudo




dimarts, 4 de febrer de 2014

Plagio del chiste de la dejada

Mi madre siempre me reprende con la misma frase: ¡eres una dejada! ¡eres una dejada! y ella es una pesada. Que si haz la cama, que si ventila la habitación, que si deja las cosas recogidas, que si lleva la ropa sucia al lavadero, que si ordena tu armario, organiza tus cajones.
Me va detrás fiscalizando lo que hago y lo que dejo de hacer.
Hoy ha venido Ernesto, el vecino del 5º y hemos estado jugando toda la tarde. ¡Qué bien me lo he pasado!
Le he explicado a mi madre lo que hemos hecho y no entiendo porque se ha escandalizado de esa manera.
_ Al final te voy a dar la razón, mamá. Soy una dejada.
_ A ver cuéntame hija ¿Cómo ha sido eso que has hecho con Ernesto?
_ Verás mamá, el se insinuó y yo me fui dejando, me fui dejando...