dimecres, 9 d’abril de 2014

Habladurías


En el aula 403 del Ateneu, hay un grupo de diez apasionados que se reúnen para aprender a confeccionar microrrelatos.
Un extraño genero en auge. Dicen que no son ni chistes, ni aforismos, ni prosa poética, ni fábulas. Dicen que de allí se sale con argumentos para saber defender la brevedad. Y no debo decir nada más. De lo contrario sobrepasaré la estipulada línea 5.




3 comentaris:

  1. Así es mi querida Anna, se ha puesto de moda hacer micro-relatos y ciertamente hay que tener mucha habilidad para hacerlos, tengo pocos hechos, pues prefiero hacerlos un poco más extensos. Pero la moda...se impone.
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponElimina
  2. Defender la brevedad y dejar una idea clara o contar algo es un arte,una habilidad pero sin duda hay que tener mucha creatividad y capacidad de síntesis envidiable.envidiable ahí es donde viene esto: usted en eso es un maestra.
    Besicos Anna.

    ResponElimina
  3. Jajaja genial el final de no saltarse la línea 5 jajaj .Anna me gusta mucho. Saludos

    ResponElimina