Condenado a vivir


CONDENADO A VIVIR

Decidí que uno moriría aquel día.
Al azar.
No importaba la edad que tuviera.
Lo escogí.
Cuando le separé el alma de su cuerpo, caí en la cuenta que al purgatorio no podría llevarlo porque estaba clausurado. Años atrás negaron su existencia. Pensé que intentar meterlo en el cielo era una condena demasiado severa. No se merecía aquel eterno paraíso de letargo. Así que pensándolo bien, lo devolví congelado a su madre. 

La inseminaron.
Ella encantada lo presentía en su entraña.
El cariño de madre no tiene medida.
Lo volvió a procrear y ...renació en el infierno de la vida. 

           

FINALISTA en el concurso de microrrelatos de Wonderland conducido por Rosa Gil y Jordi Muñoz, director de la escuela de escritores del Ateneu de Barcelona

Comentarios

  1. Ay Anna qué alegría no sabía que compartía final contigo. Enhorabuena, tu relato muy grande. Pobrecitos en el infierno de la vida.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades, Anna!

    Un microrrelato circular con un gran impacto por lo que se cuenta y lo que no. ¡Me gustó!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No quería dejar de comentar este micro relato,cuando lo leí me impacto el final,es inesperado y logra sacudir.
    Felicitaciones Anna;mujer que no me deja de sorprender,o mejor dicho de que me sorprendo!
    Besos guapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares