divendres, 21 de març de 2014

Plagio del chiste de los gitanos.

Campamento de gitanos V Gohg
Cuando éramos pequeños con mis primos, en un pueblo de veraneo de interior, que se llama Les Fonts de Terrasa, hacíamos expediciones montados en bicicleta. Recorríamos los caminos, por entonces sin asfaltar, de un lado a otro a toda velocidad.
Había una ruta que atravesaba un barrio, que le llamaban el barrio de los gitanos y en casa, nuestros padres, nos aconsejaban que no nos acercarnos porque tenía cierto peligro para nosotros. Mala bajandí que dirían ellos. Como casi siempre estos consejos nos los pasábamos por alto haciendo caso omiso. Nosotros lo atravesábamos.
Nos tiraban piedras a nuestro paso y nosotros respondíamos también, es decir nos currelabamos mutuamente, los payos y los gitanos.
Una vez lancé una piedra con tanta puntería que fue a dar en toda la chola de un chaval de raza caló. No me escapé de la bronca que me cayó después de este hecho, cuando toda la familia gitana se presentó en casa con su niño sangrando.
En otra ocasión, atravesando el barrio, fue víctima de una gran trastada,  un primo mío. Le atravesaron la rueda delantera de la bici con un palo y se vino abajo dándose de narices en el suelo.
Éramos tribus rivales en nuestros juegos al aire libre, que a veces acababan no demasiado bien.

Pasados los años, tengo mi consulta precisamente en un barrio poblado de gitanos de raza pura. Mi relación con ellos es excelente. El otro día Farruco Flores, un salado gitano me dijo:

__ Dostor, tengo molestias en los gitanales. Se man puesto chungos
__ ¿En los gitanales, Farruco? Querrás decir en los genitales.
__ No zé, dostor.  Como los veo morenos y con el pelo rizao como mis churumbeles.

Y es que me llenan de anécdotas con su graciosa forma de hablar.


4 comentaris:

  1. Buen chiste del gitano y estupendo recuerdo de infancia, Anna, aunque las bandas de juegos hayan sido rivales.
    Me gustó mucho.
    Maffi

    ResponElimina
  2. Bueno y divertido. Creo que estos "plagios" deberían ser recopilados en un libro.
    Saludos.

    ResponElimina
  3. Mucho arte en este escrito Anna, la verdad es que como la gracia de los gitanos, pocas.

    Sí, soy Verdial, aún ando por estos lugares aunque no tanto como deseara. Espero que estés bien. Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
  4. Escrito con gracia y elegancia Anna,coincido con tu lector Beto,esto debe ser recopilado y publicado...
    Besicos mis dama.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *