dimarts, 1 de gener de 2013

Dedicado a Pepe en el día de su despedida


Te vas amigo a la cumbre del fuego. 
Retornas al refugio de la madre tierra que te vio nacer.
Duerme profundo el sueño, velado por la mujer de tu vida, centinela de tu ser, 
que en celosa cortesía a tus horas de agonía ha sabido acompañar, protegerte y defender.
Ahora te toca a ti desde tu cielo y tu Teide, con tu entidad perenne, trasmitir sosiego y paz.
En tu mundo sin palabras no dejes de revelar el sentimiento del alma que aquí te costo expresar.
Sabes amigo, que en el recuerdo sobrevivirás.
En esa creencia deseo desde hoy, allí donde te encuentres, que descanses en paz.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada