dissabte, 14 de setembre de 2013

Ni siquiera sé tu nombre


Nunca he sabido tu verdadero nombre. Has estado enmascarado tras un avatar de diseño. Una incógnita que no me importó porque detrás estaban tus cuidadas palabras. Precisas e inteligentes, casi aduladoras. Siempre respeté ese punto, considerando que formaba parte de un gesto prudente, que te preocupaba cuidar tu intimidad, que eras celoso de tus recónditas fisuras, que respondía a un no querer exhibir ni un ápice tu verdadera personalidad.
Yo te entendía.

Tú, como muchos, me consta que no te sientes cómodo en un escaparate, ni tan siquiera enseñando poco genero. Te divierten más las vitrinas de los demás.
¡Pobre cuitado! ¿Acaso no sabes que serán los otros los que se encargarán de desvelar tus confidencias? Si. Aquello confesado con franqueza lo verás repetido tarde o temprano en boca de otros. Cierto que a veces por inconsciencia, otras por ingratitud y la mayoría por desquite.
Esas son las bajas pasiones humanas a flor de piel.
Y hete aquí que sé muchas cosas de ti, al margen de las que tú has manifestado públicamente o en ocasiones a mi. Y de tantas cosas que sé, aunque parezca mentira, aún no sé como te llamas.
En algún momento de mi vida, me oculté también detrás de un nik, por la necesidad de creer que me sentiría más libre para expresar.
¡Ya ves!, igual que tú. En el fondo no somos tan diferentes, pero al final tú cambiaste de bando y desapareciste.Yo he cambiado, pero de casa, y aquí sigo. Con mi cara, mi nombre y mi libertad para expresar lo que quiera y necesite.
Hemos tirado tierra de por medio a base de silencio e indiferencia.
Tu avatar lo sigo viendo cuando clicas en algún “me gusta” de esa red social en la que entras, comentando artículos de tus amistades.
A mi los silencios no me preocupan, voy y vengo entre ellos cuando aparezco y desaparezco.Me siento cómoda. Los comprendo y si me ajusto a la idea de Shakespeare, hasta te diría que me atraen, porque me hacen menos esclava.
La indiferencia si duele. De ti y de cualquiera.
El libro de la Apocalipsis dice: “porque eres tibio, ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Toda una sentencia que hoy me ha venido a la memoria. ¿Porqué será?
Después de años de conocerte ¿qué me ha de importar un trato de tan poca trasparencia?
 si ni siquiera sé tu nombre.


3 comentaris:

  1. Las amistades que se encuentran en las redes sociales son tan diversas Anna, tan distintas y distantes, o tan cercanas a veces que es complicado desenvolverse, pero el tiempo es buen consejero, o eso creo.

    Un abrazo

    ResponElimina
  2. Hola Anna, qué curioso, hoy también he subido un relato, pero mini , sobre ese tema del chat o las redes sociales, tan de moda ahora mismo. Coincidencia.
    Veo en este relato mucho dolor, distancia, de una persona que lo dio todo en sus palabras y no obtuvo la misma respuesta por la otra parte. Es cierto que las redes llevan a la gente a diferentes formas de actuar, algunas no tienen límites. Este personaje del relato se ve engañado por alguien que nunca ha querido revelar su identidad, siempre se esconde.

    Un abrazo
    Rosa.

    ResponElimina
  3. Por fin un rato para encontrarte. Te ha quedado genial la entrada. Tengo una entrada pendiente al respecto, pero no se bien cómo enfocarla, será amplia, pero no querría que se desparramara y por supuestísimo muy muy filosófica y trascendental, aynnsss, es lo que brota. En fin, al tiempo.
    Besos guapa.
    ¿Sabes cómo te he encontrado? A través de tu comentario a Acapu. Me pregunto por qué ya no me avisa blogger de tus entradas.

    ResponElimina

MI GALERIA DE ARTE EN VENTA SI TE INTERESA COMPRAR



VENDO
Antigüedades, dibujos, grabados, acuarelas, óleos de firma (Cabanyes, Enric C Ricart), papeles antiguos, libros antiguos,objetos de colección, artículos de plata, de cristal, de marfil, de bronce ... expuestos en este enlace:

EN VENTA AQUÍ
o
PINTEREST

PERFIL DE GOOGLE

ponte en contacto conmigo en los siguientes enlaces

annajorba@telefonica.net