Un corazón de África


La intervención fue más complicada de lo previsto y delicado el postoperatorio. Superado por la fortaleza de la joven y la suerte de contar con los medios necesarios en el Centro Medico La Paz de Bata, para hacer frente a situaciones de extrema gravedad.
Han pasado los años y Nsué luce espléndida en nuestro aniversario. Piel brillante, ojos almendrados, iluminada por un haz de luz especial que brota de su interior. Su negrura contrasta con los vivos colores del clothe con el que hoy se ha vestido. Rojo, amarillo, azul turquesa, estampados que reflejan esos mismos colores con que África cautiva. Cuando contemplé el amanecer desde Monte Alén, tapizado de verde, deslizándose la niebla por sus laderas y en Malabo la belleza de Nsué, empecé a forjar mi futuro en esta tierra. Mis padres, recién casados, viajaron desde Barcelona para trabajar en Bata. Aquí nací y aquí, años después, sigo embrujado por su belleza. Al filo de la muerte, tuve en mis manos el corazón de Nsué. Hoy late enamorado abrazando a nuestro hijo. En su mesilla, junto a las flores, le regalo un poema de Elsa Lopez. Al unísono, con su exquisita palabra, declaramos el amor por esta tierra:


 Mi mundo era una playa de arenas infinitas, 
palmeras que se doblan hasta alcanzar la orilla 
de un océano único sin horizonte alguno 
y un niño de piel negra dormido sobre el tronco 
sus bracillos colgando sobre el añil del agua.

Fragmento del poema de Elsa Lopez: Guinea era mi mundo.

Comentarios

  1. Es muy emocionante lo que has escrito, Anna. Se nota el corazón ahí puesto. También, la amistad, la hermosa amistad.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bon día Ana:
    Son las 7,15 de la mañana, cuando leo este escrito, el color ébano de la belleza de las mujeres africanas fluye en mi imaginación.
    ¡Ay que buena manera tengo hoy de empezar el día!
    Gracias por compartirlo, realmente es muy bello y poético.
    Petons, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Bonito texto Anna. En el se nota tu amor por África, tu sentimiento inquebrantable pro eses tieras y por sus habitantes. Un homenaje que hece honor a tu sensible personalidad.
    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  4. Hola Anna no se si es un relato autobiográfico, pero lo parece, porque está escrito tan cercanamente que pareces contar una historia real.
    Si es así me alegro de ese final feliz, y si es ficción te felicito por haber traído los colores e imágenes de África tan gráficamente.
    Además coincide que escribí un relato que tiene que ver con África recientemente.
    Te dejo el enlace
    http://tbtasuncion.blogspot.com.es/2012_08_28_archive.html

    Ha sido un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares