dijous, 1 d’agost de 2013

Sentimiento heredado

Mis padres Aurora y Paco
Recién casados mis padres partieron hacia Guinea. Sin teléfono, ni radio, ni prensa. Llegaron a la tierra del continente vecino para llenar sus vidas de experiencias. Embarcaron en el puerto de Barcelona, en el Domine, y haciendo escala en Valencia, navegaron a Cádiz, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Monrovia, Lagos, Santa Isabel hasta llegar a Bata. Total veintisiete días de travesía. Se establecieron en una de las primeras casas construidas con ladrillo, las habituales eran de barro y techo de nipa, a la que tuvieron el privilegio de adosarle un generador eléctrico. Los nativos hechizados por el embrujo de la luz, en un ritual, bailaron toda la noche a ritmo del balele y al compás del tam-tam. Mis padres escribieron su historia familiar, durante años en aquellas tierras, hasta mi nacimiento. El paludismo y las deficiencias en mi crecimiento les obligó a regresar a la península.
Casa de mis padres en Bata
Me enseñaron a querer a África. A sentir hondo la tristeza de su abandono en el negro destino de su piel maltratada, curtida a base de desprecios.
Llevo años viajando a ese destino. Presido una organización sanitaria que quiere sembrar el germen de la solidaridad en la mermada expectativa de vida de la infancia. Junto con mi corazón llevo mi admiración por aquellos, como mis padres, que abrieron camino en la historia de África, colaborando, con todo lo que está a su alcance, en el bienestar de sus gentes.

Mi cuna en Bata
Foto propiedad de anna Jorba Ricart

10 comentaris:

  1. Preciosos recuerdos de un sitio precioso.
    Lástima de las circunstancias que no los dejan desarrollarse.

    Besos

    ResponElimina
  2. Enhorabuena Anna.
    Es una labor muy humanitaria.
    Petons desde Valencia, Montserrat

    ResponElimina
  3. Preciosa historia de tus origenes. También preciosa la cuna en la que acunaron tus sueños y fantasticas las imagenes. Y que decir de la organización sanitaria que presides, sembrando como bien dices el germen de la solidaridad para una mayor expectativa de vida infantil. Una labor encomiable. Besos Anna.

    ResponElimina
  4. La foto de tus padres es fascinante. Parecen dos actores de cine.
    La casa es muy bonita y, contemplándola, se me disparó la imaginación con una historia que ya está escrita, esa de Karen Blixen (¿se escribe así?) o Isak Dinesen.
    Sería maravilloso que guardaras algún recuerdo de tu estancia allí, un auténtico filón para historias.
    Abrazos, Anna.

    ResponElimina
  5. Me ha encantado como expresas, a través de las vivencias, sentimientos; en un recorrido por tu propia historia y la de tus padres. Las fotos en blanco y negro siempre me gustaron, parecen decir más y guardar naturalidad. Admiro tu tesón en llevar salud a tierras donde la mortandad infantil es tan elevada. Besos Anna

    ResponElimina
  6. Queridos comentaristas. Este texto tiene parte de historia real y parte de ficción. Las fotos son de familia y cierto el viaje de mis padres y mi nacimiento en aquellas tierras.
    No presido ninguna ONG en ayuda al continente africano. Aunque me gustaría poder hacerlo.
    Gracias a todos.

    ResponElimina
  7. Respostes
    1. Gracias Maria. Yo también y desde hace años que nos conocemos en este medio virtual. Sabes que tenemos cosas en común.
      Un beso

      Elimina
  8. Respostes
    1. Gracias Recomenzar, por tu visita y por tu comentario.

      Elimina

SI TE INTERESA COMPRAR

Antiguedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo que te guste, expuesto en este blog: EN VENTA AQUÍ, ponte en contacto conmigo:

En mi correo annajorba@telefonica.net
En mi cuenta en Facebook
En mi cuenta en Twitter