Acaríciame. Dialogo con Chavela Vargas


Acaríciame,
despacio, lentamente y sin temor,
acaríciame,
y siénteme dentro de tu corazón.
Con esa piel tan sugestiva
me enloquece pensar en la caricia
el roce de mis manos
que suavemente por tu cuerpo se desliza.
Que el amor es algo más que una mirada
que no basta con decir unas palabras
y que un beso es nada más que una emoción.
Tenerte a mi lado, mirarte
en silencio o hablarte,
hasta la locura, besarte,
pero el roce de tu piel
que no me falte...
Acaríciame
yo quiero que te sientas
hoy de mi,
solo quiero ser de ti.
Acaríciame
y goza como yo
de este placer
y ¿qué importa
que no sepan ni tu nombre?
pues mañana puede ser
¡quizás otro hombre!
el que esté en tu lecho
haciéndote el amor.
¡Qué más da si hoy somos tu y yo!
Acaríciame
y siénteme tan dentro de tu piel
Ese tacto que no falte
de caricias siempre llenas
envuélveme en tu cuerpo por favor
necesito tu calor
olvídate del tiempo
y del ayer.
Ni el pasado ni el mañana,
es el hoy que nos importa
Acaríciame
y déjame escuchar tu corazón
hoy tú solo tú estás a mi lado,
que late aprisa igual que mi pasión,
que vibra como yo con este amor,
con este amor.
Sentirme tuya es lo más grande,
sin prisas, sin horario,
sin páginas que pasar de calendario,
sin ningún pero...
con los cuerpos disfrutando de placer.
Acaríciame
y bésame como te beso yo
Si, besarte con cariño
con placer casi infinito, con delirio,
acaríciame
y entrégate como me entrego yo
y ¿qué importa
que no sepan ni tu nombre?
pues mañana puede ser
¡quizá otro hombre!
el que esté en tu lecho
haciéndote el amor....






Comentarios

Entradas populares