divendres, 14 de juny de 2013

De la publicidad. Cofradía del escribiente


Aquel día me di cuenta que todos tenían los mismos intereses. Iba a una dirección y allí estaban, iba a otra y helos también. Todos, tras sus silencios, tenían en común un mismo objetivo. Parecían un clan. Eran un clan.
Si tuviera que definir la situación lo haría con la fabula que me acaba de venir a la memoria, de Félix María de Samaniego: Las moscas


A un panal de rica miel
dos mil moscas acudieron,
que por golosas murieron
presas de patas en él.
Otra dentro de un pastel
enterró su golosina.
Así, si bien se examina,
los humanos corazones
perecen en las prisiones
del vicio que los domina.

Entre ellos pues, confabulados.
Un día se me ocurrió introducirme de nuevo en aquellos círculos. Por lo visto no tuve suficiente con una experiencia anterior de la que escapé, después de saber el trapicheo que se cocía en los entresijos de la organización. Allí solo lo manejaba una única financiera, (peligro que debía de haber previsto), aquello fue como Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como. En esta ocasión hay una diferencia, sé donde me meto. No me coge por sorpresa el amiguismo que se capta a la legua,  ni el manejo de los organizadores, que no pueden disimular su nepotismo. Ahora no me importa. Mi necesidad es otra. He aprendido que hacer eco de un nombre o una obra es utilizar todos los medios al alcance: la cortesía virtual, enchufarse aquí y allá, potenciar la omnipresencia, introducirse en las redes sociales sobre todo para realzar la difusión, etc. Cuando se comprueba la inmediatez de Twitter y Facebook para publicar y en un plis plas expandirse, no se desaprovecha. ¿lo comprendes?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

SI TE INTERESA COMPRAR

Antiguedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo que te guste, expuesto en este blog: EN VENTA AQUÍ, ponte en contacto conmigo:

En mi correo annajorba@telefonica.net
En mi cuenta en Facebook
En mi cuenta en Twitter