dimecres, 27 de març de 2013

Tot un plaer, els bolets


Aquella mañana de viernes, el tráfico tenía una afluencia de coches mayor que lo habitual, y al parecer, todos nos habíamos puesto de acuerdo en tomar la misma dirección realmente seductora: la Serra de Falgars, en la región del Berguedá.
Por una carretera comarcal, sin asfaltar, íbamos subiendo montaña arriba, bordeando las laderas, hasta encontrar el punto conocido por donde iniciaríamos la marcha a pié a través de los bosques. Atrapados por la belleza del paisaje, divisando a lo lejos, el macizo del Pedraforca, sentíamos lo más importante que hay que sentir cada mañana: la compañía, la amistad, la ilusión, la risa..entrando en nuestro corazón, y en nuestras retinas el regalo de contemplar la transformación de los colores verde, rojizo, pardo, cobre, que nos brinda la naturaleza en esta época del año.

Adentrandonos ente pinos, hayas y robles, por la vertiente "obac" de la montaña, caminando, no precisamente mirando al cielo, sino o al suelo, (hay que llevar la mirada a la dirección adecuada si se quiere encontrar lo que se busca) y en este caso, para descubrir los preciados frutos del campo que regala el otoño tras las primeras lluvias, esos rovellons, ceps, fredolics, camagrocs, llanegues...

Tot plegat es un plaer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada