dijous, 24 de gener de 2013

Fulanito, menganito y sutanito en el fugaz facebuque. La cofradia del escribiente.


Mi pensamiento sugiere definir a facebuque como un “teleprompter” que avanza tan rápido que una noticia aparece y en unos segundos se desvanece. Unos debajo de otros vamos desfilando con nuestras novedades. Queremos compartir instantes y lo hacemos de inmediato. Dejamos en pantalla una aportación y dura en primera fila lo que un parpado en cerrar un ojo. Aquello que crees importante se sucede con lo que los otros creen también importante  y los temas van quedando ordinalmente más, más, más abajo, y más hasta el fondo del más. Por ejemplo, que tu amiga sube a facebuque la noticia importante que acaba de publicar un libro, lo ves en pantalla y en el mismo intervalo que tardas en levantarte a la cocina, que esta a cinco metros, a buscar un refresco y volver, la noticia de tu amiga la tienes que ir a buscar a los abismos de la página.
En facebuque las cosas suceden así, con prisa. Fugaces.
Inmersos en la red más grande del mundo creemos estar más comunicados que nunca, con la inmediatez, pero a mi que me da, que “ná de ná,”. 
Eso si, es una realidad que la actividad actualmente está centrada en esta red. Somos muchos, yo también, y a veces me siento como en un expositor.
Se publica esto o aquello, voy aquí o allá,  fulanito mira que ha escrito, menganito ha publicado, no te pierdas lo de sutanito, fotos de hoy y de ayer, por aquí un evento, una invitación por allá,  frases estupendas, escucha lo otro, me gusta, me gusta, me gusta...¡buff!¡
Qué ajetreo lleva el facebuque






el significado de la foto, ¡ah!, bueno eso queda para mi.








f





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada